La Juventud y el alcoholismo!

Estadisticas.

Escrito por bandaborracharajs3 10-03-2009 en General. Comentarios (9)

MEXICO

En México, más de 32 millones de personas entre los 12 y 65 años de edad consumen bebidas alcohólicas. 19.1 millones son hombres y 13.3 son mujeres.

En México, de acuerdo con datos del gobierno federal (Secretaría de Salud y Consejo Nacional Contra las Adicciones), prácticamente ocho de cada diez hombres (79%) y cinco de cada diez mujeres (53%) han consumido alcohol alguna vez en su vida. En el país hay más de 32 millones de personas entre 12 y 65 años de edad que son bebedores. Son 19.1 millones de hombres y 13.3 millones de mujeres.

Pero el problema no es ése, es éste: tres de cada diez hombres (31%) y 6% de las mujeres beben cantidades excesivas (mínimo cinco copas en cada ocasión). Son más de 14 millones de personas (14.2 millones) que beben alcohol "bajo patrones que ponen en riesgo su salud y la de terceros". De esa cifra, más de tres millones de mexicanos beben excesivamente al menos una vez por semana. 

Y lo más grave: otros 3.3 millones de mexicanos presentan "dependencia severa" del alcohol. Del total de adictos, más de millón y medio requieren no sólo "tratamiento ambulatorio" (por ejemplo, juntas de Alcohólicos Anónimos), sino "tratamiento residencial" (internamientos en clínicas para desintoxicación y rehabilitación), ya que su adicción de "alto grado" les provoca una enorme "disfunción social".

Atenderlos representaría para el Estado mexicano (sólo tres de cada diez personas alcohólicas recibe tratamiento externo o interno) un costo de mil 200 millones de pesos anuales. Es decir, cien millones de pesos mensuales, 3.2 millones de pesos al día.

***

Este problema de salud pública tiene severas consecuencias económicas y sanitarias:

-Uno de cada diez pesos que gasta el sector salud en el país se destina a tratar padecimientos asociados con el abuso del alcohol, como cirrosis hepática, lesiones por accidentes en vehículos, dependencia, y homicidios.

-Cuatro de cada diez personas que han intentado suicidarse (44%) lo han hecho bajo el influjo del alcohol. En siete de cada diez suicidios consumados (77%) la víctima estaba intoxicada con alcohol.

-La principal causa de violencia contra las mujeres es el exceso del consumo de alcohol: en seis de cada diez casos de mujeres violentadas, su pareja, él, o ambos, estaban alcoholizados.

-En cinco de cada diez homicidios la víctima estaba alcoholizada.

-Uno de cada diez mexicanos afirma tener problemas laborales debido a su consumo de alcohol. De hecho, en 10% de los fallecimientos por accidentes de trabajo el afectado había ingerido alcohol.

-La primera causa en México de los llamados Días Vividos con Discapacidad (DALY'S, siglas en inglés), de acuerdo con la OMS, es el abuso del alcohol (6.2% de los casos). Le siguen la hipertensión arterial y el tabaquismo.

-En México se reporta cada año un promedio de 400 mil accidentes de tránsito (Organización Panamericana de la Salud, OPS), mil 95 cada día, 45 cada hora, al menos uno cada 1.8 minutos.

-Seis de cada diez accidentes de tránsito mortales (60%) están relacionados con el abuso del alcohol: las víctimas tenían altos índices del líquido en la sangre. 54% de estos percances ocurrieron jueves, viernes y sábado.

-Los accidentes, que han crecido 600% en 15 años, representan la cuarta causa de muerte nacional: 36 mil personas muertas al año, 98 al día, cuatro cada hora, una cada 15 minutos.

-Por cada muerto, más de dos personas adicionales quedan discapacitadas (OMS): 90 mil al año, 246 por día, diez cada hora, uno cada 7.5 minutos.

- 35% de los accidentes de tránsito con lesiones graves también es ocasionado por el exceso de alcohol. 43% de los lesionados tarda hasta un año en volver a trabajar.

-En nueve de cada diez accidentes donde están involucradas personas alcoholizadas, hay algún tipo de daño físico para los afectados: piloto, copiloto, pasajeros, o terceros, tales como conductores de otros vehículos y peatones (Instituto Nacional de Salud Pública).

-Las pérdidas por choques representan hasta 2% del Producto Interno Bruto.

-El costo hospitalario para atender a las víctimas de estos 400 mil choques anuales es de seis mil 600 millones de pesos al año, 18 millones de peso cada día, 753 mil pesos por hora.

-Cuatro de cada diez accidentes (45%) en la vía pública (sin contar los vehiculares) tienen relación con personas bajo el influjo del alcohol.

-Una de cada cinco personas (21%) que ingresa a los servicios de urgencia en el país tiene alcohol en la sangre, prácticamente el doble que en Estados Unidos (11%). Entre los que llegaron a los nosocomios por traumatismos y lesiones, el 27% de los hombres y el 4% de las mujeres tenían alcohol en la sangre.

***

Como ejemplo, en el Distrito Federal, de acuerdo con el Servicio Médico Forense, 848 personas murieron en 2006 bajo "intoxicación etílica". Fueron dos personas al día, una cada 12 horas. ¿Por qué murieron? En primer lugar, por accidentes de tránsito (32.7%).

En segundo, por homicidio (riñas, asaltos, venganzas, 23.2%). En cuarto lugar, por suicidio (13.7%).

En el tercer lugar hubo 156 muertes "naturales" (18.5%) donde las personas estaban bajo efectos de "intoxicación etílica u otras sustancias". Es decir, se presume que murieron... de una borrachera o de un pasón. Trece personas al mes murieron así. Tres cada semana.

***

Ante una sociedad adulta alcoholizada por la enorme tolerancia que existe hacia el consumo habitual de bebidas embriagantes, ¿cómo están los menores de edad y los jóvenes mexicanos que heredan esta vendimia social? Ya verá usted -mañana-, las cifras del país. Y peor: las del Distrito Federal.

Alcoholismo: droga de la juventud

Escrito por bandaborracharajs3 10-03-2009 en General. Comentarios (2)

Abuso de alcoholprecocidad

 

 

Todos los días estamos siendo testigos de como se deteriora la dignidad de las personas a través de inconductas, la mayoría de las veces desconocidas e insospechadas, que adoptan las personas cuando están sumidas casi en la inconsciencia debido al alto grado de alcohol en su organismoo con la mezcla explosiva de éste con las drogas.
Lo más trágico es que en la mayoría de las veces los que padecen de esta adicción se cuidan de no mostrar sus excesos en su entorno familiar, pues es ésta quien generalmente aduce desconocer estos hábitos en sus protegidos.
En este caso , como este informe se refiere a los niños, adolescentes y jóvenes, las entrevistas se orientaron a estos estamentos.
Sorprendente resultó escuchar a profesionales expresando que generalmente los chicos comenzaban a beber alcohol a partir de los trece años, casi como juego o imitación , para después transformarlo en un hábito y luego en una necesidad.
Los padres entrevistados desconocían estos vicios en sus hijos, y recién sabían de ello cuando les llamaban desde los hospitales.
Una de las afectadas, una chica adolescente dando su testimonio personal, decía que había empezado porque sus amistades ya lo hacían , y he aquí lo más real y cruel para los que verdaderamente son sensibles, manifestó entre lágrimas que “lo hacía porque se sentía vacía, todos alrededor de ella estaban vacíos y su familia no la llenaba”.
Creo que hasta la persona más insensible debiera sentirse tocada por estas expresiones. No es la primera alerta que recibimos de nuestros jóvenes que pareciere que ante lo incierto de su futuro buscar evadirse desenfrenadamente, aturdirse en un estado de irrealidad y de insensibilidad a la que los lleva el alcohol o a éste y la droga juntos.
Cuando los incentivos, los estímulos o visualización de un futuro promisorio, pleno de oportunidades, de crecimiento y progreso que deberíamos tener preparado tanto para nuestros jóvenes como para el más común de los habitantes de nuestra nación no se vislumbran en aires de cambio, ya no hay caso.
Es inútil NEGAR UNA REALIDAD, es inútil hacerse el indiferente, es inútil negarnos a aceptar que al margen de muchos otros orígenes que conducen al alcoholismo y la drogadicción es la BUSQUEDA DE UN ESCAPE, es la búsqueda de liberarse de todas las pasiones y aprehensiones que giran en torno no solo de nuestra juventud sino de personas de todas las edades y sexos.
No me sorprendió escuchar que como resultado de unos estudios de SEDRONAR, Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la lucha contra el Narcotráfico, INFORMAN QUE CASI el 70% DE NUESTRA JUVENTUD CONSUME ALCOHOL y que LA EDAD DE CONSUMO COMIENZA DESDE LOS TRECE AÑOS.
Entre los adolescentes ya se ha hecho un hábito llegar con “altos grados de alcoholismo” a los boliches bailables donde se puede continuar el “desenfreno” mezclándolo con pastillas y estimulantes.
Un médico del Hospital Fernández, de Capital Federal, expresaba que hace un año atrás ingresaban al Hospital 4 pacientes por día con intoxicación por alcohol y drogas, hoy lo hacen 6 pacientes por día, la gran mayoría adolescentes.
Tal como expresaran algunos participantes en este informe : UNA COSA ES PREVENIR EL CONSUMO y OTRA ES ESTAR DETRÁS DEL CONSUMO..como suele darse en un alto porcentaje de los casos….se actúa sobre hechos consumados.
El Dr. Eugenio Nadra, psiquiatra-UBA, en su artículo “Bebidas Energizantes:¿suplementos dietarios o sustancias psicoestimulantes? define de alguna manera esta situación al expresar :”Vivimos la paradójica situación de una sociedad de consumo, que busca consumir a los jóvenes especialmente”.
El alcohol, ahora considerado también como droga, ha cobrado ya muchas vidas de adolescentes en los últimos tiempos. Es el mismo que nos hace inspirar lástima al ver la condición en que quedan.los jóvenes tirados en las calles después de sus noches de juergas de fin de semana, la de chicas violadas mientras estaban sumidas en el alcohol, adolescentes en estado de coma por sobredosis de alcohol y pastillas.
La pregunta del millón es cómo se podrá revertir esta situación.
Otros dicen que los jóvenes solo son las víctimas y que los culpables somos los mayores, sus padres, la sociedad misma.
Sobre quiénes son los culpables del creciente consumo de tabaco, de alcohol y de drogas entre nuestros niños, adolescentes y jóvenes, e inclusive adultos que no se escapan al exceso de dichos consumos se podrían escribir cientos de libros.
El asunto es ¿ quién le pone el cascabel al gato?
¿Quién será, el que finalmente decida asumir los costos políticos que significa talar de raíz esta problemática y crear y aplicar las leyes que pongan coto al sustancioso negocio que hay detrás de todo esto?
¿Quién será, el que de una vez por todas decida quedar en la historia de nuestra nación produciendo los verdaderos cambios que necesita nuestra sociedad sobre todo en el orden social, creando fuentes dignas de trabajo, de especialización, de profesionalización que resulten atractivas para nuestros futuros ciudadanos y para los que ya lo son?
….Que Dios ilumine a nuestros gobernantes y funcionarios.
¿Deberemos seguir confiando y esperando, ó aportar una tormenta de ideas sobre alternativas de soluciones ante la problemática que ha sido centro de este post?-
Intentemos proponer alguna acción…no nos quedemos lamentando lo que ocurre. No es un situación particular sino general.
Es nuestro deber, como mayores.

Los jovenes del ahora y el alcohol.

Escrito por bandaborracharajs3 10-03-2009 en General. Comentarios (0)

“ El consumo del alcohol, ha sido reconocido como un factor de integración social y favorecedor de la convivencia. El alcohol es una de las drogas, que por su fácil acceso y su poderosa propaganda que recibe, se ha convertido en un verdadero problema social en casi todos los países y en todas las edades a partir de la adolescencia. El alcohol es la droga mas ampliamente empleada por los adolescentes.

Quizás mucha gente piensa que mientras no se conviertan en alcohólicos típicos, las consecuencias de beber frecuentemente y en altas dosis no son tan alarmantes, pero los estragos del alcohol pueden ser graves y muchos de ellos irreversibles. El alcoholismo es una enfermedad crónica, progresiva y a menudo mortal; es un trastorno primario y no un síntoma de otras enfermedades o problemas emocionales.

Las causas del consumo de alcohol en los jóvenes son varias:

· Para sentirse bien

· Para descansar y olvidar el estrés.

Para escapar.

· Porque les gusta el sabor de las bebidas alcohólicas.

· Para estar más a gusto en reuniones.

· Para ser partes del grupo.

· Para emborracharse.

Las personas con antecedentes familiares de alcoholismo tienen mayor probabilidad de empezar a beber antes de la edad de 19 años y de volverse alcohólicas. Pero cualquier persona que empieza a beber en la adolescencia está en mayor riesgo. Bebiendo temprano también aumenta en riesgo para el abuso de drogas. Es importante que los jóvenes piensen y analicen para que se den cuenta que están creciendo en un mundo donde el alcohol está causando daños cada vez más graves. Muchos jóvenes también están desgraciando su vida por efectos de beber alcohol desenfrenadamente. En la calle se pueden ver muchas personas cuyas vidas han sido arruinadas por su adicción al licor. El problema es terrible.

Duele mucho que el alcohol, que puede decirse que es la peor droga, se promueva tanto en los medios de comunicación social y que se estimule tanto a las personas para que tomen licor. También es lamentable que en cualquier ocasión se utilice el licor: cuando se pone la primera piedra de un edificio, cuando se bautiza a un niño, cuando alguien se casa y aun cuando alguien muere.

Los jóvenes tenemos que cambiar de actitud y decidir que jamás seremos alcohólicos. Nos tenemos que querer mucho a nosotros mismos. La persona que se aprecia a sí misma y a los demás se cuida del alcohol, porque sabe que no le hace ningún bien. Más bien destruye familias y empresas; hace daño a la sociedad y al país. En las familias donde existe un alcohólico, sea el papá, la mamá o un hijo, se sufre y se derraman muchas lágrimas.

Las consecuencias del alcohol pueden llegar a ser graves: sobredosis, accidentes y violencia, problemas médicos, cardiopatía, aumenta los riesgos de cáncer, trastornos mentales y neurológicos, infecciones, diabetes, malnutricion, efectos psicológicos sobre los niños, etc.

Si se bebe, hay que beber moderadamente. Las personas que no deben beber bajo ninguna circunstancia son aquellas menores de 21 años, que tienen dependencia en el alcohol u otros problemas médicos, que están tomando medicamentos que interactúan con el alcohol, y las mujeres que están embarazadas. Las personas no deben beber antes de conducir u ocuparse en las actividades que requieren habilidad y atención.

La juventud tiene que defenderse de la terrible plaga del alcohol que azota a la sociedad.

¿Que, cuanto y como consumen alcohol?

Escrito por bandaborracharajs3 10-03-2009 en General. Comentarios (1)

Las pautas de consumo en el mundo adolescente y juvenil han sufrido una serie de cambios durante los últimos tiempos, y además, se han ido configurando unas características peculiares, propias de este grupo de edad, alejadas del modelo adulto y tradicional de consumo.
Así podemos destacar como características principales de este grupo de edad en su relación con la adicción alcohólica:

Búsqueda de nuevos motivos para el consumo, destacando sobre todo la afectación en la esfera psicoactiva de la personalidad. Evasión de lo cotidiano, conseguida mediante la embriaguez, bebiéndose más alcohol y de más graduación.
Concentración de los períodos de bebida durante el fin de semana o períodos festivos, con incremento de "borracheras", y lo que ello conlleva como alteraciones del orden público o accidentes de tráfico.
Progresivo descenso de la edad de inicio de consumo de bebidas alcohólicas, que según algunos estudios, se localiza sobre los 12 años, aunque es en torno a los 16 años donde se produce una modificación de las pautas de consumo.
La cerveza (entre semana) y las bebidas de alta graduación "combinados" (los fines de semana) encabezan el ránking de bebidas preferidas entre los jóvenes.
En el entorno adolescente y juvenil el consumo de alcohol se suele producir fuera de casa y en espacios donde se producen las relaciones sociales de los jóvenes. Así mientras el consumo se produce en lugares donde hay relaciones entre iguales, hay una ausencia de consumo en el contexto familiar.
Las creencias predominantes sobre el alcohol siguen destacando sus "efectos positivos" como hemos visto anteriormente, dejando los aspectos negativos "para los demás"("eso no me pasará a mí").

Al analizar los efectos producidos por el consumo de alcohol es probable que el joven elija la estimulación agradable, cierta e instantánea proporcionada por el mismo. De este modo se construyen pensamientos propios ("no todos los que beben alcohol tendrán una dependencia física o psicológica" "no todos tienen accidentes de coche", "el alcohol afecta a los otros, que no controlan, pero no a mí"...) que contribuyen a reforzar los efectos o ideas positivas.

¿Por que se consume alcohol?

Escrito por bandaborracharajs3 10-03-2009 en General. Comentarios (10)

La creencia más compartida entre los diferentes grupos de adolescentes y jóvenes, tiene que ver con la asociación, según su opinión, entre el consumo de alcohol y las "consecuencias positivas" que este proporciona. Entre estas destacan, según ellos indican, una potenciación de la actividad psico-física ( alegría, euforia, superación de la timidez y retraimiento, mejoría del estado de ánimo, etc.), posibilidad de diversión e integración dentro del grupo de amigos donde la mayoría consumen.

En la medida que el alcohol proporciona a los jóvenes una serie de efectos o consecuencias positivas, y el joven los interpreta como un beneficio, dichos efectos se convierten en motivos de consumo. La juventud, como regla general, no asocia el consumo de alcohol con los problemas que de él pueden derivarse, ellos esperan del alcohol cambios positivos globales (facilitador de expresividad emocional, desinhibidor y potenciador de las relaciones sociales, etc.), y a la vez no creen que dicha sustancia tenga consecuencias negativas, influyendo considerablemente en un mayor consumo durante el fin de semana, donde las relaciones interpersonales se intensifican. Por eso anticipar los "efectos positivos" y no las verdaderas consecuencias negativas, conlleva a que se produzca un mayor consumo social.

Esta consideración positiva hacia el alcohol, hace que se considere al mismo como una droga socialmente aceptada y de amplia difusión, lo que hace que los adolescentes, en un amplio porcentaje, no valoren el alcohol como una droga y no consideren su consumo como puerta de entrada hacia la adicción a otras drogas, sin embargo hay varios estudios que demuestran todo lo contrario y según los cuales es muy poco frecuente el uso de cocaína o heroína, sin haber consumido anteriormente tabaco, alcohol o cannabis.

En resumen, los motivos principales que el mundo adolescente o juvenil usa para explicar el consumo de bebidas alcohólicas son:

Es un modo de "ponerse alegre", "alcanzar el punto".
Forma de búsqueda de afiliación, con imitación de conductas, con consumo que a veces se impone desde el propio grupo de amigos en el que se participa.
Presión social, a veces producida desde la publicidad.
Desinhibición, superación de la vergüenza.
El consumo actuaría como un modelo de imitación y expresividad de la edad adulta.